Materiales y recursos didácticos deLENGUAyLITERATURA.com para profesores y estudiantes


Inicio    Lengua  Literatura     Actividades    Lectura    Enlaces     Campus     Oposiciones    Contacto

_________________________________________________________________________________

Orientaciones para realizar el esquema de contenidos o estructura interna de un texto: 

  Estructura equivale a organización. Analizar la estructura de un texto supone responder a la siguiente pregunta: ¿cómo se organiza en unidades coherentes de contenido lo que se dice en el texto?

   Analizar la estructura de un texto consiste en precisar en cuántas partes se divide y  qué relación existe entre ellas. A cada una de esas partes las llamaremos núcleos (ideas principales) y subnúcleos (ideas secundarias). Puede haber un tercer nivel con ideas derivadas, aclaraciones o ejemplos. En una estructura también hay que mostrar la jerarquización, el encadenamiento o conexión existente entre núcleos y subnúcleos.

   La estructura debe presentarse en forma de esquema y de un modo casi gráfico. Existen varias formas de  representar un esquema (con flechas, llaves, mayúsculas y minúsculas...), pero hemos de optar por uno. Es muy habitual usar el que utiliza números y sangrado:


1. Primer núcleo o unidad de contenido (idea principal):

1.1. Subnúcleo o unidad de contenido subsidiaria (idea secundaria).

       -Una idea derivada.

1.2. Otro subnúcleo o unidad de contenido subsidiaria (idea secundaria).

         

2. Segundo núcleo o  unidad de contenido (otra idea principal):

2.1. Subnúcleo o unidad de contenido subsidiaria (idea secundaria).          

2.2. Otro subnúcleo o unidad de contenido subsidiaria (otra idea secundaria).

2.3. Otro subnúcleo o unidad de contenido subsidiaria (otra idea secundaria)

        -Una idea derivada.

        -Otra idea derivada.


    Hay que tener en cuenta lo siguiente sobre el tipo de esquema propuesto:

    1.    a) Cuando decimos ideas nos referimos también a hechos, sentimientos, estados de ánimo, lugares o cualquier elemento relevante. En los textos expositivos y argumentativos predominan las ideas, pero en los textos narrativos o descriptivos pueden ser las acciones, emociones, etc.

    2.    b) Muchas veces el primer nivel es simplemente el marco o asunto que luego se especifica o detalla en un segundo nivel. También puede ocurrir que lo que se dice en un segundo nivel se especifica en un tercero.

    3.    c) Puede usarse en el tercer nivel la numeración (2.1.1, 2.1.2) o letras: a), b), etc., en vez del guión.


Recomendaciones para realizar la estructura interna: 


  1. - No debes copiar de modo literal oraciones o trozos del texto, sino que debes elaborarlas tú.

  2. - Como lo normal es que el profesor te ponga textos breves, no conviene que establezcas muchos núcleos: de dos a cuatro es lo más proporcionado, a lo sumo cinco, si el texto fuera muy extenso. De lo contrario, el esquema perdería claridad.

  3. - Tu esquema no puede tratarse de una serie lineal de ideas. Es fundamental captar la relación entre ellas, la jerarquía, progresión y encadenamiento de sus núcleos y subnúcleos.

  4. - Redacta cada enunciado de forma escueta y correcta gramaticalmente (elimina las flechas, cifras  o abreviaturas), aunque sí puedes utilizar los dos puntos. Lo ideal es que los enunciados sean nominales (sin verbo en forma no personal) o una oración simple con un solo verbo en forma personal (puede haber otro que sea infinitivo, gerundio o participio). Hay que eliminar, pues, las oraciones compuestas y las conjunciones.

  5. -En las frases nominales ten en cuenta que el núcleo suele ser un sustantivo abstracto acompañado de uno o varios CN (complementos del nombre). En las oraciones simples sigue el orden lógico: sujeto, verbo y complementos (a veces el sujeto queda elíptico), aunque a veces se suele anteponer un CC (complemento circunstancial).

  6. - No dividas la estructura en dos páginas.

  7. - No olvides las fases previas al realizar el esquema. Debes comprender todas las palabras o expresiones, realizar  un buen subrayado y plantearte las preguntas: ¿de qué trata este párrafo o estrofa?, ¿qué se dice de ello? Y ten en cuenta las preguntas clásicas: ¿qué?, ¿quién?, ¿dónde?, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿por qué?, ¿para qué?